Calidad del aire


Es la modificación de la composición natural del aire por la presencia de sustancias o compuestos en concentraciones que pueden tener un impacto nocivo en el medio ambiente y en la salud de la población expuesta. Los contaminantes pueden ser emitidos por fuente naturales o antropogénicas (actividad humana).


Contaminantes que se monitorean en el Estado

Actualmente se miden de manera continua los contaminantes criterio (aquellos que afectan la salud y el medio ambiente): ozono (O3), dióxido de azufre (SO2), monóxido de carbono (CO), dióxido de nitrógeno (NO2), las partículas en suspensión (PM10, PM2.5).

Ozono
El ozono es un gas incoloro, con un olor irritante y muy reactivo. Es también una de las formas en las que se encuentra el oxígeno en la naturaleza, su molécula está formada por tres átomos de oxígeno (O3). Al nivel de la tropósfera se forma de la reacción entre los óxidos de nitrógeno emitidos durante la combustión de los hidrocarburos, por el uso de combustibles fósiles y por la vegetación, en presencia de la luz solar.

Dióxido de Azufre
El dióxido de azufre (SO2) es un gas tóxico, incoloro con un característico olor irritante; se produce de la quema de sustancias que contienen azufre como los combustibles derivados del petróleo, el carbón y la madera. De manera natural es emitido por las emisiones volcánicas. Es un precursor importante de la lluvia ácida, ya que en la atmósfera reacciona para formar ácido sulfúrico.

Monóxido de Carbono
Es un gas inodoro e incoloro, altamente tóxico, emitido principalmente durante la quema de combustibles o de cualquier material orgánico, cuando se realiza en una atmósfera con una cantidad de oxígeno limitada. Su presencia en la atmósfera en altas concentraciones es fatal para el ser humano.

Dióxido de Nitrógeno
Los óxidos de nitrógeno son compuestos formados por átomos de oxígeno y nitrógeno, emitidos por los escapes de los automóviles, chimeneas, estufas, etc. Se forman durante la combustión por la reacción del oxígeno con el nitrógeno presentes en el aire. El término genérico óxidos de nitrógeno (NOX) se utiliza para referirse al óxido nítrico (NO) y el dióxido de nitrógeno (NO2). Los NOX son precursores de las partículas suspendidas y en la atmósfera pueden reaccionar para formar ácido nítrico y contribuir a la lluvia ácida.

Partículas en suspensión PM10
Se denomina PM10 a aquellas pequeñas partículas dispersas en la atmósfera, y cuyo diámetro es menor que 10 µm (10 micrómetros). Están formadas principalmente por compuestos inorgánicos como silicatos y aluminatos, metales pesados y material orgánico asociado a partículas de carbono.

Partículas en suspensión PM2.5
Las partículas PM2.5 son aquellas que cuentan con un diámetro aerodinámico inferior o igual a los 2.5 micrómetros, es decir, son 100 veces más delgadas que un cabello humano. En el caso de las PM2.5, su origen está principalmente en fuentes de carácter antropogénico como las emisiones de los vehículos diesel.



CONTAMINANTES ATMOSFÉRICOS Y SU RELACIÓN CON LAS VARIABLES ATMOSFÉRICAS

Inversión térmica y calidad del aire
La atmósfera es la capa gaseosa que rodea al planeta y que ofrece el sustento para la vida en la Tierra al protegerla de la nociva radiación ultravioleta, proporcionar oxígeno y regular su temperatura, entre otras funciones. La atmósfera se divide en capas, la más cercana al suelo es la tropósfera y en ella ocurre parte del ciclo hidrológico y los principales procesos meteorológicos que afectan nuestra vida cotidiana. En la tropósfera la temperatura del aire desciende a medida que aumenta la altura.

Las inversiones térmicas o capas de inversión, son áreas en la tropósfera en donde el patrón normal de disminución de la temperatura con el aumento de la altitud se invierte, en consecuencia el aire que se encuentra en una capa superior es más caliente que el aire por debajo de ella. Las capas de inversión se pueden encontrar cerca del nivel del suelo o a algunos kilómetros de altura.

Las inversiones térmicas son importantes en términos meteorológicos, ya que limitan el flujo atmosférico del aire sobre el área en donde se encuentran. Esto puede dar lugar a diversos tipos de patrones de tiempo. En términos de calidad del aire, las inversiones térmicas pueden provocar un aumento en la concentración de la contaminación debido a que atrapan contaminantes muy cerca del suelo.

En condiciones normales la temperatura del aire disminuye alrededor de 1°C por cada 150 metros de altitud. Esto provoca un movimiento constante entre las zonas cálidas y frías de la atmósfera, favoreciendo el mezclado de las masas de aire y la dispersión de la contaminación. En un episodio de inversión, cuando la temperatura aumenta con el incremento de la altitud, la capa de inversión puede actuar literalmente como "tapón" y dificultar el mezclado atmosférico. Esta es la razón por la cual las capas de inversión se asocian con condiciones de estabilidad atmosférica.

Las inversiones de temperatura se producen cuando una masa de aire caliente (menos denso), se mueve sobre una masa de aire frío (más denso). Esto puede ocurrir, por ejemplo, cuando el suelo pierde rápidamente su calor en una noche clara enfriando la capa de aire que se encuentra cerca de el, mientras que el aire por encima de ella es ligeramente más caliente. Las montañas que rodean un valle o cuenca influyen también en la formación de una inversión térmica, ya que el aire frío fluye desde las montañas hacia abajo en los valles. Este aire frío empuja el aire caliente que sube del valle, formando la inversión.

En la Ciudad de Durango, durante las mañanas de invierno, es común observar desde las partes altas que rodean la cuenca, una bruma gris parduzco que cubre el área urbana. Esta bruma es el resultado de las emisiones de los automóviles y fábricas. Esta bruma se encuentra atrapada en la capa de inversión. El aire cálido encima de la capa de aire frío impide que el aire contaminado ascienda y se disperse. Si la inversión permanece durante mucho tiempo puede cubrir la zona urbana y causar problemas respiratorios.

En la Ciudad las inversiones térmicas se pueden presentar en cualquier momento del año, sin embargo, son más frecuentes durante el invierno agravando la contaminación del aire en los meses de noviembre a febrero. En estos meses es recomendable evitar realizar ejercicio al aire libre durante la mañana, las personas con asma o cualquier problema respiratorio deben disminuir la duración e intensidad de sus actividades en exteriores, en las escuelas se debe evitar la actividad física de los niños en exteriores antes del mediodía.